Aplicacion hidrofugante & Antimanchas marmol blanco

Cómo proteger la Piedra Natural: Selladores y Recubrimientos

La piedra natural ha sido desde la antigüedad uno de los materiales preferidos para cualquier obra, por su belleza, singularidad y durabilidad.

No obstante, a pesar de ser uno de los materiales más resistentes en cualquier proyecto, otra de sus características es su fragilidad, máxime cuando se encuentra expuesta a factores ambientales -climatología, humedad, variaciones de temperatura, radiación solar, etc-, a factores antrópicos como la polución, y como no, el propio uso de la misma (tránsito, superficie de apoyo en cocinas y baños, etc.)

Todos estos factores pueden generar en ella variaciones y/o pérdida de color, desgaste, manchas, rallado, etc. En definitiva, alterar una de sus principales cualidades: La Estética y por tanto su belleza.

Desde principios del siglo pasado se lleva trabajando e investigando en tratamientos que mejoren las prestaciones de la misma, pero además sin alterar o incluso mejorar la apariencia estética y comportamiento de de ésta.

 

Existe una muy amplia gama de tratamientos superficiales- “consolidantes, antideslizantes, hidrofugantes, oleofugantes,” etc.-. Pero para entender cómo funcionan este tipo de tratamientos, debemos tener en cuenta el comportamiento de la piedra a través de tres parámetros físicos fundamentales:

 

  • Densidad Aparente
  • Porosidad Abierta
  • Absorción de Agua.

 

El fabricante debe determinar dichos parámetros con una periodicidad máxima de dos años para pavimentos y revestimientos tanto de interior como de exterior, puesto que son parámetros clave en para la determinación de las normas técnicas y del marcado CE.

 

La periodicidad máxima de control de estas características

es de 2 años”

 

Al igual que todos los ensayos técnicos, se realizan a partir de varias muestras extraídas de la cantera, según se va progresando en la explotación.

Pero ¿qué son exactamente éstos parámetros y qué información de valor nos aportan?

 

1. Densidad Aparente:

 

La Densidad Aparente es la relación entre el volumen y el peso seco, incluyendo huecos y poros que contenga. Depende de la densidad de los minerales que la componen y de su porosidad.

Los valores típicos según el informe técnico CEN/TR 17024 son:

  • Caliza Compacta >2.500 kg/m3
  • Otras Calizas < 2.500 kg/m3
  • Mármol 2.600 – 2.900 kg/m3
  • Granito 2.400 – 3.000 kg/m3

 

2. Porosidad Abierta:

 

La Porosidad Abierta es por otro lado, el volumen de poros conectados*.

Es un valor muy útil para la determinación del tipo de adhesivo o mortero a utilizar en la colocación.

(*)La Porosidad Total de una roca incluye tanto los poros conectados como 
los no conectados. 

 

3. Absorción de Agua:

 

La Absorción de Agua es el valor que se expresa como el porcentaje en peso de agua que es capaz de absorber la roca. Se calcula saturando la muestra totalmente en agua.

 

El valor de la Absorción de agua permite evaluar cómo se comporta la roca ante la infiltración de líquidos, por lo tanto, la resistencia o facilidad al manchado, la alteración con agentes químicos, la capacidad de penetración de los selladores, etc.

 

Es importante tener en cuenta el uso que se le vaya a dar a los aplacados o pavimentos en zonas de interior. Para zonas de uso público donde haya humedad, derrames, salpicaduras etc., así como en edificios o zonas como cocinas, baños, restaurantes, cafeterías, supermercados, gimnasios, etc. el valor de la absorción de agua debería ser el menor valor posible”

 

Esto debería ser una regla general, independientemente de que posteriormente podamos aplicar algún tratamiento que mejore o reduzca el valor de la absorción de agua.

 

– Según la Norma UNE 22202-01 se establece por motivos de limpieza como valor mínimo 0,6% para pavimentos de interior en espacios públicos con trafico intenso.

 

– Según la Normativa americana ASTM, éstas son las especificaciones de Absorción de Agua según tipo de roca:

  • Mármol: 0,2 %
  • Granito: 0,4%

 

En el caso de las calizas, dada la variabilidad en cuanto a densidad de unas a otras, se establecen los siguientes valores:

 

  • Caliza densa >2.560 kg/m3: 3%
  • Caliza densidad media 160-2.560 kg/ m3: 7,5%
  • Caliza densidad baja 760-2.160 kg/ m3: 12%

Según estos valores, las calizas no serían aptas para zonas húmedas de uso público.

 

  • Travertino: 2,5%

 

El caso de los travertinos es excepcional, debido precisamente a la alta porosidad natural de esta piedra.

Los tratamiento con resinas epoxis transparentes tan frecuentes en este tipo de piedra, rellenan los poros (entre otros factores). Ello disminuye drásticamente el valor de la absorción de agua por lo que,

los travertinos, en caso de haber pasado por un proceso de resinado, podrían ser aptos para zonas húmedas de uso público”.

 

De todo lo mencionado previamente se concluye que “el manchado de la piedra natural es una consecuencia directa de la absorción de agua u otros elementos”. Si bien, no exclusivamente, puesto que existen otros factores como el tipo acabado (a mayor rugosidad superficial mayor facilidad de manchado), el tamaño de los poros y el color predominante entre otros.

 

Estas especificaciones técnicas son valores medios que nos van a orientar a la hora de tomar decisiones en el momento de la elección de los materiales para nuestro proyecto. Pero no serán los únicos, ya que igualmente, tendremos en cuenta criterios estéticos, funcionales y ergonómicos, así como los formatos y acabados.

Precisamente en función del color natural, unas piedras tienen una predisposición mayor o menor a cambiar de color y al manchado. Así pues, los mármoles blancos son mas sensibles a la humedad que los mármoles oscuros.

 

Después de esta introducción para conocer cómo influyen estas características intrínsecas en el mármol y otras piedras naturales, es más fácil entender cómo reaccionan frente a la aplicación de Selladores o Recubrimientos.

 

TRATAMIENTOS SELLADORES Y RECUBRIMIENTOS PARA LA PIEDRA NATURAL

 

Un “Sellador” es básicamente un líquido que provee al material sobre el que se aplica, de un cierto grado de Resistencia al Manchado y Tiempo de Reacción. Dependiendo del tipo de Sellador,  puede cambiar o no la apariencia de la piedra natural o el mármol.

 

Existen básicamente 2 tipos de selladores: No Penetrantes/Recubrimientos (coatings) y Penetrantes ó impregnaciones (pore liners).

 

1. Selladores No Penetrantes (Coatings):

 

Se trata de tratamientos superficiales que como su propio nombre indica, “no penetran en la superficie y por tanto modifican el aspecto y el acabado final de la piedra”.

Están diseñados para proteger la superficie de la piedra del agua, aceite y otros contaminantes. Normalmente son formulados a base ceras naturales, acrílicos y plásticos.

 

Este tipo de selladores son muy utilizados como “antideslizante en interiores de edificios públicos“.

 

Dado que se quedan en la superficie de la piedra, necesitan de un plan de mantenimiento y/o restauración sobre todo en las zonas de mayor tráfico, donde la piedra o el mármol están sujetos a una mayor erosión.

 

2. Selladores Penetrantes ó Impregnaciones (Impregnator Sealers):

 

También se les conoce como impregnadores de base agua ó base solvente.

Su característica fundamental es que penetran bajo la superficie de la piedra a través de sus poros y los recubre, pero sin llegar a taponarlos, convirtiéndose en repelentes de otros contaminantes. Uno de las principales diferencias con respecto a los No Penentrantes, es que al no bloquear los poros, permiten la circulación de vapor de agua y otros gases.

 

Este tipo de selladores pueden ser hidrofóbicos y también olefóbicos.

 

  • Selladores Hidrofóbicos: repelen el agua y contaminantes en base agua, bebidas de frutas, café, té, etc.
  • Oleofóbicos: repelen contaminantes en base aceite, grasas, aceites para el cuerpo, etc.

Ojo! Los Selladores oleofóbicos son también hidrofóbicos, pero los hidrofóbicos no tienen porque ser oleofóbicos. Por esto conviene leerse bien las especificaciones técnicas del producto.

 

Además, este tipo de selladores, pueden incluso llegar a mejorar la apariencia de la piedra o mármol, confiriéndole a ésta un aspecto más natural, cosa que con los selladores no penetrantes no ocurre ya que suelen aportar un aspecto más artificial.

 

Impregnaciones Selladores penetrantes y Recubrimientos Coatings

Ejemplo gráfico sobre las diferencias entre Coatings (Recubrimientos) y e Impregnaciones (Selladores Penetrantes). Referencia: “Estudio del comportamiento de dos tratamientos antigraffiti como protectores de materiales de construcción: interacción antigraffiti/substratos, propiedades y durabilidad”. Paula María Carmona Quiroga ©

 

Factores a considerar a la hora de elegir el Sellador más adecuado.

 

El abanico de piedras naturales es muy amplio, y por tanto , la variabilidad composicional de estas. Tendremos pues que verificar la compatibilidad química entre el sellador y el material en el que lo vamos a aplicar.

Algunos ejemplos de variabilidad composicional de rocas ornamentales:

 

 

 

 

Precisamente, dada la variabilidad química y mineralógica de los diferentes tipos de piedra, existen selladores formulados formulados para mármoles, granitos, pizarras, etc. Por lo que tendremos que tenerlo en cuenta a la hora de seleccionarlos.

 

Los consultores de piedra natural recomiendan:

 

Aún teniendo en cuenta las especificaciones del fabricante, es muy importante comprobar cómo puede reaccionar nuestra piedra natural a un sellador (dado no sólo la variedad de mármoles y otras piedras, sino la variedad de marcas y propiedades de unos selladores u otros).

Pare ello lo más recomendable es realizar una prueba. Aunque la podremos hacer en piezas individuales lo mejor será, hacer un mockup ó prototipo en fábrica o en obra (1-2 m2 aproximadamente) y ver cómo se comporta en una superficie lo más representativa posible.

Lo idóneo en cualquier caso, será hacer dicha prueba para diferentes selladores, de forma que podamos determinar cuál es el más apropiado para nuestro material en particular, dependiendo también de las prestaciones que pretendamos proveerle al mismo. Además podremos cerciorarnos de cómo responden a diferentes tipos de sustancias como el café, aceite, refrescos, soda, etc.

 

Los aspectos a tener en cuenta a la hora de seleccionar un sellador son:

 

  1. Si es base agua ó solvente y el grado de resistencia al manchado que se pretende conseguir.
  2. Expectativa de vida.
  3. Si es para uso interno o externo.
  4. Contenido productos químicos volátiles que puedan requerir del uso de mascarillas, ventilación durante su aplicación, etc…
  5. Mantenimiento, cuanto tiempo para volverlo a aplicar.
  6. Si modifica la apariencia de la piedra.
  7. Método de aplicación es más o menos complejo.

 

El que los selladores sean formulados en base agua o en base solvente depende de que el material aplicar sea de composición carbonática ó silícea, por lo que habremos de tener muy en cuenta la composición de la piedra.

 

En cuanto al nivel de penetración, no es tan importante como su comportamiento en la superficie ya que una mayor penetración no implica mejor comportamiento en la superficie. La penetración dependerá de la porosidad de la piedra, del tamaño molecular, de la cantidad de sellador aplicado y de la viscosidad del producto.

 

“A efectos prácticos, -lo realmente importante es que con una aplicación consigamos la penetración necesaria para que el comportamiento superficial de la piedra natural sea el deseado-“.

 

Su aplicación normalmente suele ser muy sencilla, lo más habitual es con una mopa o un rodillo, particularmente para los selladores en base agua, ya que los base solventes pueden requerir de cierto grado de cualificación del personal, ya que se está manipulando productos químicos que puedan contener volátiles.

 

La efectividad del sellador dependerá de muchos factores, y cada material responderá de diferente manera en función a su composición, porosidad, absorción de agua,. Pero también aspectos externos como el tráfico de personas, y aspectos ambientales, etc, pueden afectar a la durabilidad del mismo.

 

Para el mantenimiento hay que tener en cuenta que hay productos diseñados específicamente para limpiar la piedra y no dañar el sellador, por lo que habrá que tener en cuenta las recomendaciones del fabricante. Pero, en cualquier caso, siempre será adecuando seguir las mismas recomendaciones que para la propia piedra natural.

 

Un buen test para saber si se necesita volver a aplicar el sellador es el tiempo que tarda en oscurecerse la piedra al mojarse. A medida que el sellador pierde efectividad, la piedra se oscurecerá más rápido.

 

“La aplicación de un sellador no significa que podamos evitar realizar un mantenimiento a prueba de manchas, ni que permitan usar cualquier tipo de limpiador y por supuesto, no van a durar para siempre pero aseguran una mayor durabilidad de nuestro material”.

 

En resumen:

 

Desde el punto de vista estético de la piedra natural, una de las características más importantes de ésta es su porosidad y grado de absorción de agua.

El valor de la Absorción de Agua permite evaluar cómo se comporta la roca ante la infiltración de líquidos, por lo tanto, la resistencia o facilidad al manchado, la alteración con agentes químicos, la capacidad de penetración de los selladores, etc.

 

Los selladores permiten reducir esta porosidad hasta el punto de repeler diferentes tipos de líquidos como agua u otros contaminantes y proveer de un cierto grado de impermeabilidad y resistencia al manchado, esto mejora considerablemente el aspecto y la durabilidad de la piedra con el tiempo.

Los selladores se clasifican en Selladores No penetrantes (coatings) y Selladores Penetrantes ó impregnaciones.

 

Los Selladores No Penetrantes, suelen ser más económicos pero a su vez tienen una efectividad y durabilidad menor. Además suelen afectar a la apariencia física de la piedra e incluso amarillear con el tiempo. Los más conocidos son aquellos que confieren efecto antideslizante.

 

Los denominados Selladores Penetrantes ó Impregnaciones suelen ser más caros pero su durabilidad y prestaciones también es mayor ya que no se quedan en la superficie de la piedra, sino que penetran a través de los poros de ésta. Por ello además no suelen afectarse por la radiación UV ya que están en el interior del material. Requieren un menor mantenimiento.

 

La elección de unos u otros dependerá tanto de las prestaciones que pretendemos conferir a la piedra, como de la composición de ésta. En cualquier caso,

 

“lo mejor es facilitar a nuestro proveedor la máxima información posible sobre el tipo de piedra, el lugar donde se va a colocar y los objetivos que se persiguen y si no estamos muy seguros, dejarnos asesorar por expertos que nos podrán hacer un balance de pros y contras de diferentes opciones”.

 

Esperamos poder haber aclarado algunas dudas sobre el amplio mundo de los Tratamientos Superficiales de la Piedra. Estaremos encantados de poder contestar a cualquier duda aclaración. Por favor, dejad vuestros comentarios, opiniones y correcciones en caso de detectar algún error en el mismo.

Otras formas de contacto: Aquí.

 

Nota: Referencia Imagen principal del Post: Mármol Blanco con tratamiento Hidrofugante y Antimanchas. Fundación Ctap.

 

No Comments

Post A Comment

Share This
× ¿Cómo podemos ayudarte?